Restauración de los tres retablos de la Ermita de la Sangre de Vilafamés

El Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (IVC+R) de la Generalitat Valenciana y el Servicio de conservación y Restauración de bienes Culturales d ela diputación de Castellón, han restaurado tres retablos de la Ermita de la Sangre de Vilafamés. Se trata de los retablos de Santa Bárbara, San Cristóbal y la Virgen de los Dolores.

 

La directora del IVC+R, Carmen Pérez, ha presentado esta mañana la restauración junto con el Diputado de Cultura de Castellón, Héctor Folgado, el párroco y el alcalde de Vilafamés, José Francisco Pons.

 

La iglesia de la Sangre de Vilafamés, levantada al pie del Castillo, es un templo de origen medieval y barroquizado en el siglo XVIII, cuyo interés está en su arquitectura, decoración y obras de arte que conserva.

 

El Retablo de Santa Bárbara data de finales del siglo XVII y se sabe que estaba finalizado en 1702. Está realizado en soporte de madera tallada, dorada y policromada. Su estructura es autoportante. Goza de potentes columnas salomónicas y de una interesante decoración. Por sus características corresponde al estilo barroco, con el uso de columnas salomónicas que se imponen como soporte en la segunda mitad del siglo XVII con el empleo del orden compuesto en sus capiteles.

 

El Retablo de San Cristóbal se encontraba mutilado y con numerosas transformaciones que desvirtuaban su estilo hasta convertirlo en un falso histórico. De hecho, tras los estudios previos a la intervención, se descubrió que el retablo del siglo XVIII que nos había llegado, formado por un solo cuerpo, respondía a una amalgama de piezas y fragmentos recompuestos arbitrariamente sin ningún criterio, cortados y unidos aleatoriamente con clavos unos a otros sin seguir siquiera la estructura primigenia de la obra. Desde ese momento se pensó que su restauración suponía todo un reto, pues era posible, a la vista de los fragmentos que quedaban en el retablo y los que más tarde se encontraron diseminados en la iglesia, recuperar las dimensiones y composición primitiva del retablo.

 

El Retablo de la Virgen de los Dolores de la iglesia de la Sangre de Vilafamés fue restaurado por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales partiendo de la premisa de máximo respeto hacia la obra original. Las actuaciones realizadas son reversibles, tanto por los materiales utilizados durante el proceso de restauración como por las técnicas y procedimientos empleados, que en todo momento han sido similares a las de su fabricación, si bien se han hecho visibles las reintegraciones, dependiendo del tamaño y localización de las pérdidas, para no generar un falso histórico.

 

También se ha restaurado el lienzo de San Cristobal que llegó con la capa pictórica protegida desde hacia unos años con colletta italiana, esta protecciónfijación con el tiempo cristalizó volviéndose mas insoluble. El tratamiento de restauración de esta obra fue extremadamente complejo porque el retirar la capa de preparación, la capa pictórica se removía con facilidad y la pintura se desprendía junto con el papel de protección. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: